¡Atención! ... hiperactividad.

hiperactividad
hiperactividad

 La escuela suele ser la puerta por la cual un niñ@ sale al mundo. Algunos se acomodan a ella fácilmente: hacen las tareas, aprenden, tienen amigos, y todo marcha bien. Hay quien aprende y no tiene amigos, o que aprende pero no hace la tarea, quien sólo tiene amigos, no aprende tanto, pero no se hace notar. Señalemos que este :“Hacerse notar”  es  muy cercano a  la tan conocida frase” llamar la atención”. para seguir leyendo clik aquí

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Amadorm Murillo Hernández (jueves, 20 mayo 2010 15:43)

    Permitame, antes que todo, felicitarla por su integridad al declarar o exponer a la industria médica como principal dádiva de enfermedades y sucedaneos, yo personalmente me refiero a ellos como seres respulsivos, rastreros y nefástos. Aunque algo escueto en detalles, el articulo es en sí un perfecto retrato de la sociedad moderna que se llena de fantasmas en aras de una (valga la redundancia) "modernidad" con tal de preservar el status quo e ignora por completo las consecuencias de esa actitud poco acertada. El día de mañana habremos de aceptar yugos cada vez más pesados para llenar los bolsillos de los mercaderes de la muerte a costa de nuestra independencia y buen juicio. Por otro lado, coincido en que hay una rebeldía natural hacia la intelectualidad por parte de los humanos, misma que se repite a lo largo de la vida de muchos (he conocido ancianos que se comportan como adolescentes en muchos aspectos, ya no sé si por una actitud sabia de hedonismo en la tercera edad o por estupidez intrínseca, en fin). Solo discrepo en el tratamiento con los niños "problema", en lugar de drogas necesitan un buen par de nalgadas, una bofetada y decirles el porque del castigo porque en opinión personal y en acuerdo con los filosofos griegos los humanos se crean, no nacen, por eso los niños, más cerca del animal que edl humano, requieren una constante crianza de calidad y amor (y una paciencia budista de parte de los tutores). Aunque el castigo físico está prohibido por los derechos del niño violentado constituciones y derecho de Estado de los paises es necesario para la correción de ciertas actitudes ya que un infante rara vez quiere escuchar a los padres y aprende a hacer de las suyas sin consecuencias. Por otro lado tenemos la creciente indiferencia de los padres en la educación (no escolar, por supuesto) de sus niños haciendo una espiral de irresponsabilidad y una fábrica de futuros delicuentes potenciales y activos. Por supuesto también está el tipo de padres sobreprotectores que quieren que sus hijos permanezcan en un nicho inaccesible al mundo y provocando aún más "monstruos". Me he salido del tema, pero para recapitular, un niño es un adulto en potencia, no un ser extraño o mascota que deba ser tratado como algo "especial", es una persona que aún no tiene conocimiento del entorno ni control sobre sus impulsos por lo que requiere una guía responsable y con un sentido de integridad que pueda transmitirse por el medio que sea adecuado. Aunque, claro, los niños son niños, si son traviesos es porque la naturaleza asi lo requiere, a travez de ese método de control permite que haya cierta adaptación por parte del pequeño individuo al mundo, es su manera de explorar el entorno físico y social. Pero hay límites, haganselos saber. Creo que eso es todo, gracias por su articulo y su tiempo.

  • #2

    Amador Murillo Hernández (jueves, 20 mayo 2010 16:01)

    Solo para complementar mi comentario anterior, puesto que tuvo un final escueto y robótico que hasta a mi me asustó un tanto. ¿Hasta que punto debe ser considerada una actitud como poco natural en el comportamiento de un niño? Un adulto neurótico por cualquier razón pierde la cabeza, un adulto ocupado en otras cosas tambien pierde la paciencia, una adulto indiferente o poco empático hacia los niños también. Ellos de igual modo se vuelven complices del problema de la "hiperactividad". Al no entender que el niño tiene sus propias necesidades y modos de comunicación y proceder propios le achacan cualquier acción molesta a una "enfermedad" o comportamiento sociopatológico. Por tanto, los humanos, tratese de la edad que tengan necesitan constante educación y reeducación y capacidad para discernir lo correcto de lo "conveniente".

  • #3

    claudia (viernes, 21 mayo 2010 08:10)

    Muchas gracias por su comentario
    claudia